EL MONTE CALVARIO

UNO A UNO, LOS 103 PUEBLOS DE LA PROVINCIA DE SEVILLA: SUS MONUMENTOS, SU HISTORIA Y SUS TRADICIONES. Y ESPECIALMENTE SUS HERMANDADES DE SEMANA SANTA Y GLORIA.

Nombre:

miércoles, abril 26, 2006

Alcalá de Guadaira





Del fructífero periodo en que Alcalá permanece bajo las dominaciones romana, visigoda y mora encontramos abundantes restos en el Casco Antiguo y cercanías de la localidad.

Lo más destacado es el llamado Castillo Almohade (s.XI) que actualmente se encuentra en fase de restauración dado su estado de deterioro. Entre la fortaleza se encontraba la ciudad primitiva, y en la misma nos encontramos con la reconstruída Ermita del Aguila -antigua Iglesia medieval de Santa María- en los arrabales nos queda la ahora exclaustrada Iglesia de San Miguel, de la cual conservamos de antiguo la puerta ojival. El resto fue reconstruído en el siglo XX.

En el casco antiguo encontramos interesantes restos como el capitel visigótico (s.VII) de la Iglesia de Santiago. En las cercanías, el castillo de Marchenilla y el entorno del palacio de Gandul, con vestigios arqueológicos de gran interés. Por último debemos destacar los molinos que circundan el discurrir del río Guadaira, cuyo parque se puede contar entre los más fecundos parajes naturales de toda nuestra geografía.

Lamentablemente avatares como la guerra de la Indepencia (1808-1814) y especialmente la guerra civil española (1936-1939) mermaron extremadamente el patrimonio artístico local de forma que fueron incendiadas totalmente la Iglesia de San Sebastián, Salesianos (antiguo convento del Carmen) y Aguila y parcialmente la de Santiago, perdiéndose gran cantidad de imágenes, cuadros y retablos que se conservaban de entre los siglos XVI y XVIII.

Alcalá, cuyo nombre completo deriva del árabe (Al-Kalat de Guaxira) fue reconquistada a los moros en 1.246. De la etapa tardogótica y el primer renacimiento derivan las dos tradicionales parroquias locales, la de San Sebastián y la de Santiago el Mayor, como la ermita de San Roque y las hoy desaparecidas de Santa Lucía y Santa Catalina así como el antiguo convento de San Francisco, donde hoy se encuentra el monstruoso bloque de pisos del mismo nombre. Por ultimo citar el convento de Nuestra Señora de los Ángeles, a dos kilómetros del casco urbano, actualmente ocupado por una Hacienda.

En el siglo XX se expanden los tradicionales límites de la población y surgen nuevas parroquias, San Agustín, La Inmaculada y San Mateo, todas ellas de carácter funcional y muy escaso interés artístico.

Muy recientemente se ha inaugurado el Museo de la localidad, con fondos preferentemente pictóricos de los cuales debemos destacar el legado del Conde de Colombí. Entre las figuras literarias locales debemos destacar a Cristóbal de Monroy (s.XVII) y José María Gutiérrez de Alba (1822-1897) con monumento en la plaza del Cabildo.

En los últimos años la expansión urbanística extiende cada vez más los límites de esta población que ahora se acerca a los 75.000 habitantes, cifra completamente impensable solo hace unas pocas décadas.

De la Semana Santa local de siglos pasados han llegado a nuestros días solo dos hermandades pues las antiguas como: Las Angustias, Vera-Cruz y Angeles, Coronación de Espinas, Dulce Nombre de Jesús y otras sucumbieron al devenir de los siglos y desaparecieron en los XVIII y XIX.

Así en las décadas anteriores a 1936 solo había procesiones el Viernes Santo: la de Jesús Nazareno por la mañana y el Santo Entierro de Cristo y Soledad por la tarde. Después de la guerra la Semana Santa alcalareña alcanza su mayor esplendor: así en los cuarenta se crea la del Cristo del Amor; en los cincuenta es el turno del Cautivo, los sesenta para El Rosario y en las dos décadas posteriores la Semana Santa saldría del Casco Antiguo para arraigar en dos barrios dispares: San Agustín por la Borriquita y la barriada Instituto para el Cristo del Perdón. Actualmente existe una Agrupación parroquial en la otra iglesia Alcalareña sin cofradía: San Mateo del barrio Pablo VI.


Comenzamos el Sábado de Pasión, con la Agrupación Parroquial del Señor del Soberano Poder y María Santísima de la Caridad, que tiene su sede en la parroquia de San Mateo. Este recentísimo grupo tiene su origen en un grupo de jóvenes que procesionaba de forma extraoficial un paso de misterio correspondiente al Señor ante Caifás, a semejanza del de la sevillana cofradía de San Gonzalo. El pasado año de 2005 la Agrupación fue formalizada canónicamente y establecida en el templo parroquial, estrenándose la imagen del Señor, obra de Juan Manuel Miñarro. De su procesión debemos destacar el paso ante el monumento a la Inmaculada Concepción. El año pasado desfilaron unos 125 cirios, en su mayoría de corta edad. La banda de cornetas y tambores local de Ntra. Sra. de los Ángeles acompañó al único paso.







El Domingo de Ramos salen dos cofradías: la Borriquita y el Rosario. La Hermandad del Santísimo Cristo de la Bondad, Nuestra Señora de la Oliva y San Agustín de Hipona sale a las cinco de la tarde desde la parroquia de San Agustín (En 2006 se adelantó un cuarto de hora esa tradicional hora de salida) con unos doscientos sesenta nazarenos vestidos con túnica blanca y antifaz rojo. El primer paso representa la Entrada en Jerusalén; se trata de un grupo escultórico realizado en 1982 por Gabriel Cuadrado -a excepción de un niño de Curquejo en 1992- correspondiente a las imágenes de Jesús a lomos de la pollina, siendo recibido a su entrada en la ciudad por un hebreo y una mujer, mientras le acompañan los discípulos Juan, Pedro y Santiago. La canastilla, en fase de talla y aún pendiente del dorado, fue estrenada en la Semana Santa del 2005. Bajo palio liso de azul marino figura la Virgen de la Oliva, obra de Juan Manuel Miñarro (2001). La procesión realiza un recorrido que juega con la caprichosa orografía alcalareña, comenzando por bajar Madueño de los Aires en dirección a las plazas céntricas de la Plazuela y el Paraíso, que recorre entre las 18.30 y las 20.00. Sigue por San Sebastián hasta el Barrero y sube de nuevo por el Carmen, buscando la Avenida Santa Lucía y la calle Moguer; la recogida suele ser en torno a la una de la madrugada. Fundada en 1961, no tuvo continuidad y desapareció en 1967 para resurgir ocho años después con energías renovadas. Hermandad de azarosa historia ha sufrido dos incendios y sus imágenes titulares han cambiado en diferentes ocasiones pues antes de las actuales ha conocido dos Cristos de la escuela de Olot y hasta tres dolorosas: una de Sebastián Santos, que desgraciadamente resultó destruida en el incendio de 1982; otra de José María Cerero Sola (1983-89) y otra de Jesús Curquejo de ese año al de 2001. Por otro lado no debemos dejar de mencionar a la decisiva figura del Padre José Luis Portillo, primer y único hasta el momento párroco de la de San Agustin y alma mater de la hermandad que nos ocupa.


La Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Oración en el Huerto, María Santísima del Rosario en sus Misterios Dolorosos y San Juan Bosco, inicia su camino desde la capilla de los Salesianos a las cinco y media de la tarde. Unos 350 hermanos nazarenos, vestidos con túnicas color crema y antifaz negro de capa, arropan a los titulares durante las seis horas aproximadas que dura su estación de penitencia. El recorrido ha cambiado en diferentes ocasiones, actualmente recorre dos veces -por la tarde y por la noche- la Plazuela y tiene su punto culminante en la visita a la Residencia de ancianos de la Milagrosa, donde los pasos son vueltos hacia los ancianos en emotiva escena. El primer paso nos presenta el dramático momento en que Jesús reza en el huerto de Getsemaní. Un ángel le ofrece el Cáliz de la Pasión; las imágenes son obra del alcalareño Manuel Pineda Calderón en 1967. Los tres apóstoles dormidos fueron incorporados en 1990 obra de José María Cerero Sola. Un olivo sirve de lecho a las durmientes figuras y completa la escena. La canastilla es de estilo barroco en maderas oscuras con cuatro airosos candelabros en las esquinas; realizada por José Martínez. En el segundo paso, bajo palio blanco, la Virgen del Rosario, obra del imaginero sevillano José Paz Vélez en 1967. Esta cofradía fue fundada en 1966 por antiguos alumnos del Colegio salesiano de esta ciudad. Entre ese año y el de 1974 procesionó en la tarde del Jueves Santo, para pasar desde el siguiente a la del Domingo de Ramos.

Hay que esperar al Martes Santo para volver a ver procesiones por las calles de la ciudad. En esa tarde hay que encaminar los pasos a la barriada Instituto para estar a las cinco y media de la tarde en la puerta de la parroquia de la Inmaculada Concepción, calle de Gracia Sáenz de Tejada. De allí sale a esa hora la Hermandad del Santísimo Cristo del Perdón y María Santísima de las Angustias. 210 nazarenos de túnica negra de cola acompañan a los titulares de esta modesta pero voluntariosa corporación, fundada en 1979 y que desde hace dos décadas ocupa esta martecina jornada de la Semana Mayor alcalareña. Los titulares son un crucificado en actitud de encomendarse al cielo y una Dolorosa, ambos realizados por el imaginero sevillano Augusto Morilla, si bien la primera en 1976 y la segunda en 1987. Los pasos son muy sencillos y funcionales. Durante la tarde-noche del Martes realizan estación de penitencia al convento de Santa Clara, lugar donde se veneró varios años al crucificado. Pasa también por varias avenidas de su barriada, iniciando su recorrido por la de Sanlúcar la Mayor, para seguir por las de Silos y Barrio Nuevo a salir al Paraíso de donde se encamina por Pérez Galdós a la Plazuela y Cervantes. Una vez cumplida la estación de penitencia, regresa por la calle la Plata para volver a pasar por la Plaza del Paraíso y de allí subir por Telmo Maqueda y Atilano de Acevedo buscando la recogida en la Inmaculada, que no tiene lugar hasta la una y media de la madrugada aproximadamente. En la última Semana Santa acompañaron las bandas de cornetas y tambores de Nuestra Señora de los Angeles y de música de Los Rosales a ambos pasos. El Miércoles Santo empieza a las ocho de la tarde en la parroquia de San Sebastián. Por sus empinados escalones protegidos por una rampa de madera, bajarán a esa hora los albiverdes nazarenos -unos 550- y pasos de la hermandad Servita de Nuestra Señora de los Dolores y Cofradía de Nuestro Padre Jesús Cautivo y Rescatado y María Santísima de la Esperanza. En el primer paso figura la venerada imagen del Señor Cautivo, obra de Manuel Pineda Calderón en 1954, año de fundación de esta hermandad por un grupo de jóvenes de la parroquia. Representa al señor con las manos atadas y coronado de espinas, con el escapulario trinitario en el pecho. Durante largos años se rumoreó la posibilidad de incorporación a un misterio de la imagen que incluso se llamó de Jesús Cautivo ante Pilato; con el tiempo parece haber quedado desechado dicho proyecto. La Virgen de la Esperanza es también obra del insigne escultor alcalareño del que en estas fechas se cumplen cien años de su nacimiento. Procesiona bajo palio verde bordado en oro. La salida dura desde las ocho hasta las tres de la madrugada aproximadamente y el itinerario tradicional es el siguiente: Gutiérrez de Alba, Canalejas y Méndez, San Sebastián, Plaza Almazara, Plaza Barrero, Mairena, La Plazuela, Plaza de Cervantes, Nuestra Señora del Aguila, Herreros, Alcalá y Orti, la Plata, Paraíso -en ambos sentidos- Pérez Galdós y Gutiérrez Alba, teniendo su punto culminante en el regreso a altas horas de la noche por el Paraíso. Hermandad de humildes orígenes, cobró nuevos ímpetus a finales de los ochenta y primeros de los noventa, cuando fue pionera en la incorporación de la mujer a las filas nazarenas.

Por la mañana del Jueves Santo alcalareño es tradicional despertarse con el airoso son del tambor de los Judíos. La cuadrilla, perteneciente a la hermandad de Jesús Nazareno, anuncia el recorrido durante la mañana y conserva figuras tan entrañables como El Pagineta o El Revoloteo de la bandera. Estampa tradicional de la mañana del día grande, junto a las visitas a los templos, especialmente de San Sebastián y Santiago. A las siete y media de la tarde comienza su camino la Hermandad Sacramental de Dios, Inmaculada Concepción y Cofradía del Santísimo Cristo del Amor y María Santísima de la Amargura. Unos ciento ochenta nazarenos de blanco figuran en pos de las imágenes titulares: el Crucificado del Amor -imagen realizada en 1940 por el escultor José Gragea Solís si bien siguiendo a Ruiz Portillo y otros estudiosos de Pineda Calderón debemos asignarle a este su autoría por su profunda intervención en la imagen una década después- y la Virgen de la Amargura, acompañada de San Juan Evangelista. Cofradía caracterizada por su clasicismo y severidad, ha sido pionera en diferentes aspectos de nuestra Semana Santa, como la música de capilla que desde hace dos décadas acompaña al crucificado en lugar de las cornetas y tambores. Por el contrario el palio va acompañado de la Agrupación Nuestra Señora del Águila, que interpreta exclusivamente marchas fúnebres. El completo juego de insignias y los completísimos pasos -el de Cristo fue estrenado en 1998 y es del taller de Guzmán Bejarano y el de Virgen tiene esmerados bordados del taller de Santa Bárbara- confieren un aire de especial solemnidad a la tarde-noche del Jueves. El recorrido no ha variado en décadas: Cristo del Amor, San Sebastián, Santa Ana, Barrero, Mairena, La Plazuela, Cervantes, Nuestra Señora del Aguila, Herreros, Alcalá y Orti, Cervantes, La Plata, El Paraíso, Pérez Galdós y Gutiérrez de Alba, teniendo la recogida alrededor de media hora después de medianoche. La cofradía recoge el testigo de las devociones al Santísimo Sacramento y a la Inmaculada de la parroquia de San Sebastián, pero la hermandad penitencial no se creó hasta 1940, en plena postguerra. Durante los años cincuenta y sesenta tuvo momentos de especial esplendor llegando a traerse las mejores cuadrillas de costaleros de la capital; no obstante al final de esta segunda década sufre momentos de gran incertidumbre y un año incluso se ve obligada a procesionar el crucificado a hombros.




. La Semana Santa alcalareña tiene su epicentro en las dos de la madrugá del Viernes Santo, momento largamente esperado en que desde la parroquia de Santiago el Mayor inicia su recorrido la Hermandad Sacramental de Animas Benditas y Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima del Socorro y San Juan Evangelista. Siguiendo una tradición al menos tricentenaria, la cofradía recorre las calles del centro urbano de Alcalá hasta que al amanecer el paso de Jesús Nazareno es arriado junto al antiguo puente del Ferrocarril, donde los mencionados judíos realizan el Prendimiento y escoltan las andas hasta su subida al llamado Monte Calvario, extramuros del casco urbano. Le siguen los pasos de San Juan y la Virgen del Socorro, que una vez subidos, son arriados en una explanada mientras un sacerdote pronuncia el Sermón de la Pasión. Por tres veces, en las alcalareñas carreritas, San Juan advierte a María del peligro que sufre su Hijo, a punto de ser crucificado. Se echan de menos las saetas del Salpicón: Corre San Juan y apresura A darle el Parte a María Que al Hijo de sus entrañas le van a quitá la vía en una oscura montaña. Una vez concluida la ancestral ceremonia, hacia las ocho de la mañana, el cortejo regresa a Santiago, entrando el paso de Virgen en torno a las 11.30 de la mañana, no sin antes tener una vuelta triunfal por el ayuntamiento y la calle de Herreros. En el primer paso procesiona Jesús Nazareno, imagen de Jesús itinerante con la cruz a cuestas camino del Monte Calvario, realizada en 1938 por Antonio Illanes Rodríguez, en sustitución del anterior, que se asignaba a la gubia de Felipe de Ribas y fue quemado por las hordas en 1936. El paso es de estilo neobarroco dorado con cuatro faroles en las esquinas y pinturas con motivos alcalareños en los faldones, y desde tiempos inmemoriales es tradición que procesione en completo silencio. En un segundo paso procesiona San Juan, apostol y evangelista. Imagen realizada igualmente por Antonio Illanes Rodríguez, salió por vez primera en la Semana Santa de 1942. Las pequeñas andas en madera tallada y dorada salieron del taller de Manuel Guzmán Bejarano. Al igual que el Nazareno, también procesiona sin música. Cierra el cortejo la Virgen del Socorro bajo palio reciente. Esta imagen es obra de Sebastián Santos Rojas en 1938 y suele acompañarla la Agrupación Musical Nuestra Señora del Aguila. Los más de setecientos nazarenos y penitentes que acompañan la procesión visten túnicas negras de cola con cinturón de esparto y portan los tradicionales faroles, en lugar de cirios. Esta cofradía debe remontarse al menos a finales del siglo XVI pues se tiene por la segunda más antigua filial de la Primitiva de los Nazarenos de Sevilla, después de la de Carmona. Parece que su traslado a la parroquia de Santiago tuvo lugar a principios del siglo XVIII pues antes se encontraba en una ermita situada a la salida del Puente romano. A partir de mediados del siglo XX cobra un renovado ímpetu hasta nuestros días, siendo siempre la cofradía más popular y numerosa de cuantas integran esta Semana Santa.






A las ocho de la tarde del Viernes Santo sale la última cofradía, la del Santo Entierro de Cristo, Nuestra Señora de la Soledad, San Juan Evangelista y Santa María Magdalena. Decana de las cofradías alcalareñas, la cofradía soleana debió crearse en torno a 1585 y actualmente disfruta de capilla propia en el antiguo compás del Carmen hoy capilla salesiana. Además de los 150 nazarenos propios de la corporación -el blanco y morado son sus colores- figuran representaciones con estandarte y varas del resto de corporaciones penitenciales, Consejo de Cofradías y corporación municipal de la ciudad. También acompañan las típicas sibilas -jóvenes ataviadas con simulacros de virtudes bíblicas- y las tres Marías. Salen tres pasos: en el primero, alegórico el Triunfo de la vida sobre la Muerte, encarnada en un esqueleto sentado en la bola del Mundo, en un montículo coronado por la cruz rematada de sudarios y escalera. El simulacro fue reincorporado en 1986 después de llevar cinco décadas sin procesionar, y es obra del sevillano Luis Álvarez Duarte. Las andas son obra de Salvador Domínguez Gordillo en 1891 y han pertenecido a las hermandades del Calvario, la Estrella y la Vera-Cruz de la Algaba antes de llegar a esta corporación. Son doradas y de estilo neogótico, con cuatro hachones en las esquinas. En el segundo paso, el Señor Yacente, llamado de la Buena Muerte, otra de las obras de Manuel Pineda Calderón que además diseñó el artístico paso de la Urna coronada de ángeles y pelícanos. El paso ha sido restaurado en 2006, pero no pudo lucir en la tarde del Viernes Santo alcalareño a consecuencia de la lluvia. Acompañan a este segundo paso las cornetas y tambores de la banda alcalareña de Nuestra Señora de los Angeles. Y cierra el cortejo el paso del Duelo, de Nuestra Señora de la Soledad. No lleva palio sino que la Virgen va acompañada por las imágenes de San Juan y las Marías, siendo todo el grupo escultórico de Manuel Pineda Calderón. Destacan además de la canastilla dorada con motivos pasionistas, las vestiduras de las imágenes, adquiridas a finales del siglo XIX a la sevillana hermandad de la Sagrada Mortaja.

Además de las hermandades de penitencia debemos destacar que en Alcalá a lo largo del año se celebran las siguientes manifestaciones de religiosidad popular:
-El segundo domingo de mayo sale la Virgen del Dulce N0mbre, titular de la hermandad del mismo nombre. Esta imagen recibe cultos en su altar de la parroquia de San Sebastián siendo obra del alcalareño Manuel Pineda Calderón en los años cuarenta del siglo pasado. Curiosamente fue concebida en un principio para ser la Patrona Nuestra Señora del Aguila, protagonizando durante algunos años una curiosa escisión hasta que a principio de los cincuenta se funda su actual hermandad. Destaquemos que el 40% de los ingresos de esta hermandad -llamada por eso hermandad de Caridad- van para fines caritativos y sociales.
-Cada 24 de mayo sale la tradicional procesión de María Auxiliadora, de la capilla de los Padres Salesianos, en el compás del Antiguo convento del Carmen. Los salesianos llegaran a la ciudad en 1914, celebrándose las primeras procesiones algunos años más tarde. Actualmente salen tres pasos: en el primero y llevado en una modesta canastilla portada por niños de la escuela, la imagen de Santo Domingo Savio. Imagen realizada en los talleres de Olot, representa al niño santo que fue alumno salesiano a mediados del siglo XIX.
En el segundo paso figura San Juan Bosco, imagen maciza de talla completa realizada en 1956 por Juan Luis Vasallo Parodi. Y en el tercero, la venerada imagen de María Auxiliadora, de José Alarcón Santacruz en los años cuarenta. La procesión dura unas tres horas y tiene sus momentos culminantes a su paso por La Plazuela.
A finales de mayo o primeros de Junio se celebra la peregrinación al Rocío. La Hermandad filial alcalareña reside en la parroquia de San Agustín.
El día de su festividad se celebra la procesión del Corpus Christi, donde participan todas las hermandades de la ciudad bajo la organización de la de Jesús Nazareno, como sacramental de la de Santiago el Mayor. En los últimos años la matinal comitiva ha retomado viejos impulsos instalándose altares a lo largo de su corto recorrido, y sacándose el paso de la Inmaculada de Santiago.
El 15 de agosto baja de su Ermita a recorrer las calles y plazas de la localidad la patrona, Nuestra Señora del Aguila. Su hermandad fue creada en 1.892 y perdió su patrimonio en 1936 al ser incendiado el viejo santuario, necesitando reponer la talla de la titular por otra, de Antonio Illanes Rodríguez. En el 2002 fue coronada canónicamente, recorriendo casi toda la ciudad en una larga y magna procesión en que fue portada por costaleros de diferentes cuadrillas.
El día de su festividad sale el patrón San Mateo, titular de la hermandad de ese nombre radicada en la parroquia de la Inmaculada Concepción. Se celebra además una romería a los pinares de Oromana.

FOTOS: Algunas -las de peor calidad sin duda- son obra del que escribe estas lineas. Otras de la revista Pasión y Gloria -años 2003 a 2005- de Ismael Oliveros, Joaquín Espinar y Jacobo Díaz. Las de la Hermandad de la Borriquita son gentileza de Javier Baños de la web Alcala Nazarena.

www.Alcalanazarena.com

1 Comments:

Blogger Francisco José said...

Saludos y felicidades por este laborioso post que creó de mi ciudad. Soy hermano del Perdón de la cual he creado un Blog: http://mihermandadenimagenes.blogspot.com/ si quereis conocerla más a fondo, así como interesarse por los actos vividos en la misma. No olvideis pasaros por el espacio.
Saludos y Buen hacer.

1:44 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home

Site Meter