EL MONTE CALVARIO

UNO A UNO, LOS 103 PUEBLOS DE LA PROVINCIA DE SEVILLA: SUS MONUMENTOS, SU HISTORIA Y SUS TRADICIONES. Y ESPECIALMENTE SUS HERMANDADES DE SEMANA SANTA Y GLORIA.

Nombre:

lunes, mayo 01, 2006

Herrera


Conocemos poco acerca del origen del municipio de Herrera tal y como lo conocemos actualmente, pero sabemos que todas las tierras de esta comarca fueron vendidas por sucesores de Fernando III a la orden de Santiago en el siglo XIII posteriormente a la reconquista. El principal problema con el que se encontraban estos asentamientos cristianos durante aquellos siglos era que el hacer de frontera con el reino moro de Granada tenían que sufrir bastantes embestidas especialmente de bereberes que se traducían en robos de ganado, incendios, destrucciones lo cual dificultó la repoblación de todas estas zonas durante bastantes décadas.
Fue solo en el siglo XV con la conquista de Antequera (1410) y posteriormente de Archidona (1468) a manos cristianas cuando estas tierras dejan de ser fronterizas y el primitivo núcleo aldeano se expande para dar lugar al municipio que conocemos en la actualidad.
Ya en el siglo XVI el municipio pasaría a formar parte de las posesiones del marquesado de Estepa, situación que se mantiene durante tres siglos en los que se establecen especialmente agricultores y ganaderos, hasta que en el siglo XIX se abolen los privilegios señoriales y los pueblos forman ayuntamientos propios.



Entre los monumentos locales debemos destacar la Iglesia de Santiago (s.XVI con elementos decorativos e imágenes de siglos XVII y XVIII) además de la interesante fortaleza arabe de Alhonoz, construída en el siglo IX y situada en el camino a Écija.

La Semana Santa de esta localidad herrereña tiene unas características que la hacen única en la provincia por asemejarse más a los modelos tradicionales de las semanas santas cordobesas que al puramente sevillano, a diferencia de los pueblos que lo rodean. Influye especialmente la cercanía con el pueblo vecino de Puente Genil.

Comienza el Domingo de Ramos con la salida de Santiago el Mayor -parroquia de la que salen todas las ocho cofradías que procesionan- del paso de la Borriquita. Acompañan el párroco, representantes de la corporación local y resto de hermandades a esta benjamina de la Semana Santa; es tradición adornar los balcones con palmas y mantones de manila. La única imagen que procesiona es la de Nuestro Padre Jesús Nazareno en su Entrada Triunfal en Jerusalén, obra de un autor aficionado, Fernando Muñoz Moreno en 1995 sin gran relevancia artística pero de gran devoción y expectación a su paso por las calles al mediodía del Domingo. La procesión suele durar unas tres horas entre las 11 y las dos de la tarde.

No salen procesiones el Lunes ni el Martes Santos, días en que los vecinos más cofradieros aprovechan para desplazarse a la vecina localidad de Estepa.

El Miércoles tiene lugar el "descendimiento" y Vía Crucis de la imagen del Santísimo Cristo Crucificado, titular de una de las más tradicionales hermandades del pueblo que procesiona tres días más tarde.

El Jueves Santo dan comienzo los días grandes. Así durante la celebración de los Santos Oficios, a primera hora de la tarde en la parroquia de Santiago, doce vecinos se caracterizan como los Doce apóstoles y se escenifica la Ultima Cena. Después el párroco procede al Lavatorio. Al llegar el turno del vecino que representa a Judas, este sale huyendo de la Iglesia y busca a la Centuria Romana para que acuda a prender a Jesús.
Después de los oficios salen cuatro hermandades: la del Cristo de la Misericordia Amarrado a la Columna -imagen de escuela antequerana de Diego Márquez de la Vega en el siglo XVIII, con un sayón anónimo (s.XVIII) y un soldado romano de Palos Chaparro en 1999- la de Jesús Nazareno y Santa Cruz en Jerusalén -imagen de Antonio Castillo Lastrucci (1936) que procesiona en este día con las manos atadas a modo de Cautivo- la de San Juan Evangelista (Anónimo traído de Sevilla en 1938) y la Cofradía Servita de Nuestra Señora de los Dolores, imagen de escuela granadina del siglo XVIII. La procesión puede llevar unos 150 nazarenos y acompañan tres bandas de música; durante la misma que se prolonga entre las siete de la tarde y la una de la madrugada, se producen algunos de los actos más significativos de la Semana Santa herrereña: el Prendimiento de Cristo, el Cruce de Lanzas.
Además de las hermandades hay que destacar a las características corporaciones: los Apóstoles, los Soldados Romanos, Bíblicas etc formadas por vecinos que escenifican personajes de la Pasión o de historias Bíblicas.
Este Jueves Santo salen cuatro corporaciones: Romanos, Apóstoles, Defensores del Templo y Profetas.

El Viernes Santo es el cénit de la Semana Santa herrereña y su procesión la que registra más público de todos estos días. Casi todo lo que acontece se representa en torno a la plaza de España. Comienza todo con el sacrificio del Carnero de Isaac. Sigue con el Cruce de Lanzas donde intervienen las hermandades de: Nazareno, San Juan y Dolores y las corporaciones de Romanos y un Ángel. La Virgen trata varias veces de acercarse a Cristo con la cruz a cuestas, pero los romanos lo impiden con las lanzas; solo una niña vestida de ángel facilitará el camino a Nuestra Señora de los Dolores. Seguidamente se escenifican las Tres Caídas.
En este día salen estas corporaciones aparte de las tres Hermandades: Los Romanos, Los Apóstoles, Los Defensores del Templo, Los Profetas, Las Marías y los Penitentes de la Virgen.

El Sábado Santo sale la procesión del Santo Entierro. Además del paso de la Virgen de los Dolores, que ya salió los dos días anteriores, procesionan las Hermandades del Cristo Crucificado -anónimo siglo XVIII conocido antaño como del Cristo de las Lágrimas traído de Ecija durante la posguerra- y la del Santo Sepulcro -imagen seriada contemporánea-. Notas características de esta procesión son el silencio de las gentes, las mantillas negras, el tambor ronco de los romanos y especialmente el luto de las tres Marías, con las caras tapadas en señal de duelo.

El Domingo de Resurrección la celebración tiene su epílogo con la procesión matinal del Santo Cristo Resucitado, imagen realizada por Francisco Buiza Fernández (1971) a la que acompañan el resto de hermandades penitenciales herrereñas.

Otras fiestas religiosas a destacar en Herrera además de la Semana Santa son: la velá de San Juan, la romería de Fátima y el Corpus Christi.


FUENTE: www.aytoherrera.org

Site Meter